Y que cierran el fantasio

Publicado: octubre 9, 2008 en Cine
Etiquetas:, , , ,

He de confesar que no recuerdo las tarden en el cine Cantarell, las exhibiciones de los Caballeros del Zodiaco y otras películas como las recuerda Santiago. No, las primeras imágenes que recuerdo de ese cine es estando cerrado y luego convertido en un Elektra. Otros cines corrieron la misma suerte. El colón donde recuerdo haber visto El rey león con mi papá hace muchos ayeres. El Cine Internacional donde me salí de Locos de ira por capricho de una persona y donde vi Apolo 13 muy de noche, donde además comía unas ricas tortas al salir de esas funciones de cine.

Pero no creo que se compare a los recuerdos que tengo del Fantasio. Si, ese lugar donde al final cobraban a $25 el boleto, donde te vendían un refresco chico y unas palomitas en envaso pequeño por $20, donde vi Todos los perros van al cielo, me senté en aquellas tardes de permanencia voluntaria que no regresaron a Mérida y que son un recuerdo de ya casi 15 años o más. Donde cuando fui a ver Gozilla con mi hermano tuvimos que hacer una fila que llegaba hasta la plaza Serenata y donde al salir íbamos por unos tacos en Leo. Lo único que detestaba es que las últimas películas las llevaban dobladas al español. Hasta Ironman vi doblada y aún así me encantó.

¡Qué tardes y que noches aquellas! Y ese ha sido el destino de los cines del centro, sobreviviendo hasta este momento los cines Rex, tal vez por la ridicula cercanía al parque de Santiago y a los salbutes que se venden afuera, o a las tortas mortales de la Itzalana  o los macro helados que se venden a un costado de la iglesia.  También a esas tardes noche de los bailes de los martes, donde se da pie al recuerdo y a los vestidos largos y los zapatos de charol, donde doña Lupita conoció a don Ernesto hace más de 10 años y cada martes se reúnen para recordar cuando la música era buena y cuando con un danzón llegan a la década de los 50, cuando las intenciones de los hombres con las mujeres no quedaban en un simple revolcón.

Pero bueno Fantasio, no quiero quedarme con la imagen que tuve hace casi un mes, cuando abrí el periódico y no encontraba que función daban en tu sala en la que podía ver películas los domingos a las 10 am. Tampoco el día que me armé de valor para acercarme a revalidar mis sospechas y observar que ahora le perteneces al gobierno y que sólo hay posters de areas naturales de Yucatán.

 Gracias, gracias, pero muchas gracias.

Anuncios
comentarios
  1. juan carlos dice:

    uf,

    es cierto, qué chamaco te creería que el centro era un lugar lleno de cines, que Cholo tenía un teatro que siempre reventaba de gente, que merida en domingo era la neta y enla tardes vendían botecitos con gliserina y “fab” que hacían burbujas y que ganaba el que reventaba más.
    Chin, Mérida de mis recuerdos…

  2. bushi :) dice:

    si muy cierto, recuerdo q yo vi caballeros del zodiaco en el fantasio = con mi tio y mi hermanito, tambien pocahontas y otras inmortales peliculas infantiles de los buenos tiempos…
    como olvidar esos cines donde ibas con tus abuelitos y tus papas hace ya muchos años… es una lastima q no se rescataran esas tradiciones …
    k bonitos recuerdo aquellos!
    muy buen post jaime!

  3. P3epe dice:

    Yo recuerdo ir a ver El Mundo Perdido al Cine Colón con toda mi familia en 1997, también recuerdo el cine de la 59 y hasta el año pasado el Fantasio. Ahora el cine de la 59 es un templo protestante.

    Sólo el Rex sobrevive (de milagro) y ya ni siquiera es un cine local. Ahora todos los cines de Mérida son propiedad de MMCinemas o Cinépolis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s