Niño, primero limpia tu cuarto

Publicado: agosto 26, 2009 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , ,

Hace un año, todavía pertenecía al staff de Reflejo Universitario. Era camarógrafo (después edité y disque produje un programa). En una de tantas salidas (en ese entonces estaba en el departamento de prensa de la UADY) fuimos a una conferencia de un tal Ariosto (no recuerdo el apellido). El decía que muchos muchachos piensan en limpiar las playas, unirse a grupos, buscar trabajar para comprarse cosas y que no se dan cuenta de dos cosillas: uno, que primero deberían ayudar en los quehaceres del hogar y dos, que primero deberían limpiar su cuarto. El no decía no entender nuestra irresponsabilidad por descuidar nuestro hogar, nuestro cuarto, cuando parte de lo que nos identifica, está en esa pieza de la casa. Supuestamente se puede describir a una persona con las cosas que hay en su habitación.

Después de pasar año y medio en UADY TV, de estudiar cuatro años de licenciatura, tres de prepa, otros tres de secundaria, seis de primaria y dos de kinder, ahora me encuentro en un receso laboral (o como se dice vulgarmente “estoy desempleado”) y sí, es porque quise. Creo que me encuentro en una posición en la que puedo decidir qué hacer o qué no hacer, mi hora para despertar, para dormir, para salir o no salir, etc. No tengo presión alguna para trabajar, pero sí quisiera seguir estudiando, aunque en este momento es un poco complicado.

Desde hace una semana decidí sacar cosas de mi cuarto. ¿Para qué quiero una rebobinadora en forma de carro que compré hace más de 10 años cuando ahora uso puros dvds? ¿Es necesario guardar mis calificaciones de la secundaria o la primer tarjeta que otorgaba cinépolis cuando llegó a Mérida? Sí eso y muchas cosas más encontré entre todas mis porquerías. Algunas me provocaban una nostalgia enorme y otras me daban mucha risa (como algunas calificaciones de 3.5 de la prepa, algunos recibos de pago por examenes extraordinario que no son necesarios que vean mis sobrinos, o demás amigos…mejor vean cuando llegue el título de lic). Como tres o cuatro kilos de recuerdos están en bolsas y lo peor del caso es que los cajones tenían hasta huevecillos de iguano (y aplasté uno…y vi sus ojitos), me sorprende que todas esas alimañas que vivían escondidas en los rincones y kilos de polvo no hayan organizado un comité para controlar a los humanos. Qué terrible se encuentra todo esto.

Pero bueno, ahora a terminar de limpiar mi cuarto y luego, veremos que sigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s