No había mejor forma de terminar esta pequeña dieta futbolística que en un partido donde se hallaba la máxima figura del fútbol mexicano en la última década y media. Aunque ya esté en sus últimas.

Así, el pasado sábado 24 de julio se jugó el primer partido en casa de los Venados de Mérida F.C. ante un equipo con excelentes incorporaciones como lo es Reinaldo Navia, José Luis López (quién el torneo pasado jugó con los astados), el experimentado portero Adrián Martínez y por supuesto la figura, el genio: Cuauhtémoc Blanco.

Quizás este último jugador haya sido el culpable del entradón que hubo en el Carlos Iturralde, ya que es la segunda ocasión en la que incluso hubo sobrecupo (la anterior ocasión fue contra el Querétaro en el partido por el ascenso…y con la entrada me refiero a esta etapa como Mérida F.C. no de Venados de Yucatán). Más de 18,000 personas bricando, bailando, chiflando, tirando líquidos de dudosa procedencia y haciendo no una vez, sino 4 o 5 veces la ola.

El partido

No podemos hablar de un duelo espectácular. Pero ¿a quién le molesta ganar? Es cierto, el partido acabó en una victoria del Mérida F.C. por la mínima diferencia, equipo que a pesar de tener dos o tres llegadas muy buenas a penas pudo contabilizar un gol en el marcador. No así con el Irapuato que tuvo su jugada más clara de gol en aquel balón que estrelló Cuauhtémoc Blanco en el larguero, ante la incredulidad del técnico Escatolaro.

Parece que por el momento los Venados no han sufrido las bajas de jugadores importantes ya que el sello de David Patiño se sigue mostrando partido a partido aunque el problema se sigue acarreando: la falta de gol. En el primer partido de este torneo los Venados empataron a cero goles y aquí apenas alcanzó para meter uno gracias al jugador Luis Javier Hernández de 20 años después de un gran pase de Mario Moreno.

El árbitro

Baruch Absalon Castellanos fue el encargado de pitar este partido y la verdad dejó mucho que desear beneficiando en ocasiones al conjunto fresero, cortando el juego en muchas ocasiones de manera innecesaria y siguiendo el juego a el señor Blanco, dejándose engañar en múltiples ocasiones por el Temo. No sancionó un penal a favor del Mérida F.C.  y una expulsión al arquero Adrián Martínez, que al menos para los periodistas y el resto del estadio fue clarísima.

El espectáculo del Cuauh

Mención aparte merece este señor, que sigue demostrando que aún puede estar a ritmo, el problema es que él sólo no puede llevar a un equipo a la victoria ya que a pesar de seguir realizando vistozas jugadas no siempre son bien aprovechadas. Incluso logró eludir a tres rivales para posteriormente hacer berrinches por no lograr el anhelado gol. Hizo y deshizo. Manda a los árbitros y se tira cuando quiere, algo que no ha cambiado a pesar de su madurez futbolística. Y aunque no corrió los 90 minutos (trotó la mayor parte del tiempo), demuestra que puede aportar mucho a un equipo y más aún en esta liga de ascenso en donde los rivales no son grandes potencias futbolísticas de carácter mundial.

El Temo metiendo presión

¿Qué falló?

Una verdadera pena por la organización en el Carlos Iturralde. Se hizo notorio la carencia de guardias de seguridad y el sobrecupo fue un verdadero mal para los miles de aficionados que quisieron ver el partido…y al Temo, porque eso sí, hubo mucho villamelón en la tribuna y muchas personas no se comportaron de buena manera. Los de la taquilla tenían su convenio con los de la reventa y eso que a pesar de las largas filas les daban a estos hombres más de 20 boletos para venderlos a un precio mayor. El Iturralde no se encuentra en perfectas condiciones y si la directiva quiere hacer más dinero con estos partidos primero debe apapachar un poco al aficionado, se nota que ya hay intención por poner asientos en el estadio, ojalá que se logre para poder tener boleto numerado. Lamentable que se le de preferencia también a los vendedores, que además les permitan tirar el agua de sus neveras en los gradas de los aficionados y peor aún, que les dejen tirar líquidos a las personas que ven el partido.

Pero bueno, este fue sólo el primer partido que servirá como parámetro para el resto de la liga en donde se esperan muy buenos equipos y espero que los Venados de Mérida F.C. no sean una decepción.

¿De dónde salió tanto aficionado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s