Trabajar en comunidad (o para la comunidad)

Publicado: agosto 23, 2010 en Educación, Epira
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Mordernos la lengua. Sómos expertos en eso. Pero como dice Morgan Freeman en el papel de Nelson Mandela “Si no puedo cambiar cuando las circunstancias lo exigen ¿Cómo puedo esperar que otros lo hagan?”. Y digo esto porque contrario al 60% de los estudiantes de comunicación social, yo no quería relacionarme en la parte de desarrollo comunitario, oía y leía eso y decía “jamás”, pero a casi un año de estar trabajando en este campo, debo aceptar que me ha agradado morderme la lengua.

Hace unas semanas platicando con mi primo, me decía que le gustaría hacer lo que yo hago. “Estar detrás de un escritorio no es un trabajo, hay que estar con la gente”, recuerdo que eso fue lo que me dijo. Pero no es nada más ir y ver en qué podemos ayudar, detrás de eso hay reuniones, gritos, tazas de cafés, comidas, horas frente a internet, libros y consultas a cuantos podamos. Hay que tomar en cuenta que se está formando parte de un proyecto autogestivo y por consiguiente no podemos llegar a despedazar el imaginario de la gente y hacerles notar los mil y un errores que podrían cometer. Hay prácticas que por más raras que nos parezcan, para ellos es normal, lo socialmente aceptado en su contexto.

No es algo fácil porque para poder llegar con la gente primero hay que demostrar que eres de confiar y que no nada más llegas a quitarles sus conocimientos para jamás regresar. No juega con los sentimientos de las personas ni mucho menos es aprovecharse de su posición. Si no nos damos cuenta de ello desde el momento en que estamos pensando lo que queremos hacer, entonces estamos jodidos.

Lo primero que tenemos que hacer es pensar para quién estamos trabajando. Y es obvio que no es para nosotros. Al final del día esto nos puede traer una satisfacción personal enorme, pero no allá termina todo. Trabajamos para las personas. Y esto no se aplica sólo para desarrollo comunitario. Esto es algo que deberían tener tatuadas todas las personas independientemente del rubro en el que se encuentren desempeñando sus labores.

Luego, con esto en cuenta, otra cosa que tenemos que tener pendientes es qué queremos hacer. Qué bonito es hacer actividades con las personas porqué además sirven de entretenimiento pero hay que tener un propósito para ello. No es jugar por jugar. Si a esto lo ligamos con un propósito, ya alcanzamos un objetivo más, al fin y al cabo el beneficio será para la gente.

Nosotros nos debemos acoplar al entorno, no el entorno a nosotros. Si no hay electricidad, si en la localidad no hay tiendas y mucho menos servicios de telefonía, eso es lo de menos. Podemos ir preparados para anticipar algunas de estas cosas como llevar una despensa o tener listas algunas cartulinas o algo se nos vendrá a la mente para suplir las computadoras. Estar comunicados es una parte muy importante y mejor tener una buena comunicación con la gente con la que trabajas y si no hay señal de celular, pues olvidarla, si no es indispensable para la realización de las actividades, entonces mejor apagamos el celular, después nos ponemos al tanto de lo que sucedió en nuestra ausencia (la última vez que salí murió Saramago y Monsivais…algo que no afectaba mi rendimiento ni mucho menos la realización de los talleres).

Me di cuenta que muchas de las cosas que realizamos no las aprendemos en la escuela, jamás lo enseñarán en las aulas y por ello debemos ser como una esponja ante los consejos de las personas que tienen mayor experiencia en estas actividades.

Y algo muy pero muy importante que tenemos que hacer es pensar si es lo que queremos hacer, reconocer que podremos enfrentarnos a carencias terribles y en ocasiones a un ambiente muy diferente al de nuestra zona de confort y ante esto que nuestras piernitas no tiemblen, al contrario, darnos cuenta que no todo está bajo control y que algo podría salir mal, pero no por ello arrojaremos la toalla. La verdad es que sí, cuando te enteras que están preguntando sobre tu regreso, una sonrisita se dibujará en tu cara y lo menos que podemos hacer es continuar.

Una buena forma para no perder el nombre

Erick y Yunior...mis niños!!!

También debo aceptar que no quería acercarme mucho a estos canijos por temor a quererlos. Para mi siguiente visita hasta balones de futbol quería llevarles, pero me lo prohibieron, por una buena razón, si les llevaba uno a ellos, tenía que llevarles algo también a los otros 14 niños de esa comunidad. Buen punto, jejeje.

Anuncios
comentarios
  1. Ramon Robertos dice:

    Te Felicito por la bella labor que haces en las comunidades. Me siento muy orgulloso de tener un primo como tu.

  2. Critiquero dice:

    Jejeje, muchas gracias, a todos nos toca poner una pequeña parte para hacer una gran estructura. Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s