Posts etiquetados ‘Manchester’

En Estados Unidos le dicen “Soccer”. Hasta al teclear esto me marca un error. Al hablar de Fútbol, ellos piensan en ese deporte donde hay que correr “yardas” para anotar un “touchdown”. No se les viene a la mente Pelé, Maradona, Beckenbauer y demás leyendas. Bueno, tal vez sí Pelé porque algún puñado de norteamericanos lo vio jugar en el Cosmos y por sus comerciales de la píldora azul.

Al igual que ese y otros deportes, el fútbol, es pasión, diversión, estrategia y mucha garra. Querido lector, si has llegado hasta estas líneas, primero déjame disculparme por que en tres meses no había dado señas de vida en este humilde blog y regreso con un tema de fútbol, no agradable para todos. Pero no podía dejar de pasar esta oportunidad.

Nunca vi jugar en vivo a esos tres astros que mencioné. Si acaso alguna repetición o algún video en Internet. Pero cuando llegue el momento, podré comentarle a mis hijos, sobrinos o nietos que en algún momento del 2012, varias ciudades colapsaron al definirse sus ligas de fútbol.

Podré contarles que después de tres años seguidos, el Real Madrid desbancó al Barcelona después de tres años seguidos, un Barcelona que lo había ganado todo y que para lograr el campeonato, tuvo que marcar un récord de 100 puntos, cifra que ningún equipo europeo había alcanzado hasta ese momento. Les podré contar, que más que una liga que cada vez viene siendo de dos, la auténtica pelea estuvo en quién iba a ganar el trofeo al goleador con más anotaciones. Y en ese momento les presumiré que vi jugar a Messi y a Cristiano Ronaldo. También, que hubo un entrenador llamado Pep Guardiola que logró marcar una filosofía e imprimirle una mística a su equipo que cualquiera envidiaría. Eso y que había otro entrenador, un tal Mourinho, del cual se hablaba a veces mucho más que de sus jugadores. Un auténtico show.

Imagen

Pero no sería de lo único que les hablaría, porque en un país donde en pocos meses después que escribí esto se llevará al cabo los juegos olímpicos, se dio una jornada de infartos. En la última jornada y con los puntos empatados, se definía el primer lugar. En una de las temporadas más reñidas, el Manchester City y su rival de la ciudad, el Manchester United, esperaban un tropiezo del otro para poder adjudicarse el primer lugar. Pero no todo era fácil. El United no era el mismo equipo matador de años anteriores. Es más ni metió tantos goles. El árbitro del partido del United vs Sunderland marcaba el final del partido. 1 a 0 y faltaban dos minutos para que el partido de los Citizens frente al Queens Park Rangers se terminara. Los del QPR peleaban por no descender y el City por la gloria. Comenzaba ganando el City, pero apenas iniciaba el segundo tiempo QPR empataba y quince minutos después les daban la vuelta.

Imagen

Parecía que los del United saboreaban un nuevo trofeo, pero en tiempo de reposición Dzeko marca el del empate. Y apenas pasaban 15 segundos del bendito minuto 93 y otro argentino, Sergio Agüero, marcaba el gol que les daba la inmortalidad (¿alguien pensó en arreglo de partidos?). Porque los primeros lugares siempre serán recordados y del segundo, sólo habrá que compadecerse. Así de ingrato puede ser este deporte. Empatados en puntos y aún así, sólo puede haber un primer lugar. No una estrellita a todos como en la escuela. Claro, al menos que seas el Cruz Azul subcampeonísimo del nuevo milenio. Y más ingrato sería que después de haberle dado un título a un equipo después de tanto tiempo, a Mancini, entrenador del City, tuvieran que darle las gracias. Pero así de hermoso es el fútbol. Dicen que los directivos no se equivocan al elegir al entrenador, sino que demuestran que se equivocan cuando los corren.

Imagen

También que pude ver a una de las aficiones más fieles de toda Alemania festejar ante un equipo que parece desinflarse con el paso del tiempo. Mientras el Borussia Dortmund revalidaba su jerarquía, el Bayern Munich, se ponía a pensar en su final de la Champions frente al Chelsea.

Puede ser que en este momento ellos me pregunten “¿y en México pasaba algo así?”. Les diré que en Guanajuato se desbordaban las emociones al vivir el retorno de su equipo a la primera división. Los panzas verdes del León, uno de los equipos con más campeonatos en México volvía al lugar de donde nunca debió quitarse. Y más por la afición que por los directivos. Aunque no lo haya visto sino después de recibir una llamada y encender la tele (¿sonará tan arcaico hablar de televisiones en ese momento?) el Santos marcaba su segundo gol con lo que accedía a la final del torneo del fútbol mexicano. Una revancha contra el Monterrey. ¿Será acaso el nuevo subcampeonísimo?

Y es que si algo es seguro, es que a pesar de que los nombres cambien, los equipos asciendan y desciendan, los récords se rompan con hazañas que aparentemente serán difíciles de conseguir, que las ligas terminen su temporada, algo que jamás dejará de pasar, es que el balón deje de rodar.

Nos leemos más pronto de lo que cae un gol en la premier league, que con esto queda demostrado porque es la mejor liga del mundo.

Anuncios